Comité contra la Tortura halla anormalidades en el tratamiento a presos en batallón hondureño

16 de septiembre de 2014 09:11 PM

35 0

Tegucigalpa. Graves anomalías en confinamiento de privados de libertad en el Primer Batallón de Infantería de la capital de Honduras encontraron miembros del Comité Contra la Tortura y Tratos Crueles y Degradantes (Conaprev).

Los comisionados de esta entidad constataron que los que permanecen presos en las celdas de extrema seguridad dentro de la unidad militar no tienen los derechos como salir a tomar el sol, al menos, una hora diaria, tener comunicaciones con sus familiares y los detenidos de origen extranjero no cuentan con asistencia consular de sus países de origen.

En una extensa carta que reproduce EL LIBERTADOR digital, los miembros de Conaprev exponen las fallas que encontraron en las celdas.

Reciba un cordial saludo del Mecanismo y Comité Nacional de Prevención contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes MNP-CONAPREV, junto con nuestros deseos de éxitos en el ejercicio de sus funciones.

Nos dirigimos a Usted, para hacerle llegar nuestras observaciones y recomendaciones después de la visita de monitoreo a las instalaciones para la prisión preventiva que funcionan en el Primer Batallón de Infantería sita en la aldea Mateo de esta ciudad.

En el cumplimiento de su mandato de Examinar periódicamente el trato de las personas privadas 4de libertad en lugares de detención, con miras a fortalecer la protección contra la tortura y otros tratos crueles inhumanos o degradantes y emitir recomendaciones, propuestas y observaciones a las autoridades nacionales competentes, el equipo del MNP-CONAPREV realizó visita de monitoreo a las instalaciones referidas el día lunes 08 de septiembre del corriente año, con el objetivo de verificar el funcionamiento del Centro Preventivo, condiciones de trato y la tutela efectiva de los derechos individuales de los privados de libertad.

En el marco de la visita, el equipo fue atendido por su, reconociendo las facilidades brindadas en monitoreo realizado, y haber mostrado las instalaciones construidas y brindar información sobre el funcionamiento y atenciones a las personas privadas de libertad que se encuentran bajo su responsabilidad.

Como resultado de la visita de monitoreo, hacemos las siguientes observaciones: 1. Expresar nuestra preocupación por la delegación de la custodia de las personas privadas de libertad en las fuerzas Armadas, particularmente por la ausencia de instrucción, conocimientos e información, sobre la custodia de personas privadas de libertad y leyes aplicables, concretamente en este caso en las autoridades del Primer Batallón de Infantería, cuando dicha función corresponde al instituto nacional penitenciario, tal como se establece en el numeral tres del artículo 8 de la Ley del Sistema Penitenciario Nacional que a la letra dice: “Artículo 8.- El Instituto Nacional Penitenciario (INP), tiene las atribuciones siguientes: 1)…2)…3) Velar por la seguridad, atención, custodia, asistencia médica, educativa, laboral u otros servicios inherentes a los fines de esta Ley, de las personas privadas de libertad a su cargo, en prisión preventiva, cumpliendo penas o medidas de seguridad;”. Contraviniendo de esta manera el contenido de la referida Ley, y confiando en la temporalidad de esta medida.

2. Señalar, que en este caso concreto, se contraviene el contenido del ordinal segundo del acuerdo del punto 3 del Acta Nº 001-2014, en donde se autoriza la creación en esta unidad militar, de un establecimiento Penitenciario, y que fuera publicada en el Diario Oficial la Gaceta en fecha 09 de abril del 2014, donde se establece “…. SEGUNDO: Las instalaciones mencionadas en el artículo precedente serán resguardadas por custodios o personal penitenciario, auxiliados éstos por la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Honduras…”, pues no se ha asignado personal penitenciario para la custodia de las personas recluidas en este Centro.

3. Observamos con preocupación la restricción en el goce y ejercicio de los derechos a la recreación, a tomar el sol al aire libre de las personas custodiadas en este Centro. Esto como producto de la disposición de establecer un tiempo de recreación de apenas 20 minutos a las 6:00 de la mañana y a las 6:00 de la tarde. Al respecto las Reglas Mínimas de Tratamiento de los Reclusos puntualmente en la regla 21. 1) se establece: “El recluso que no se ocupe de un trabajo al aire libre deberá disponer, si el tiempo lo permite, de una hora al día por lo menos de ejercicio físico adecuado al aire libre”. Regla que se relaciona con la Nº 78 que establece “Para el bienestar físico y mental de los reclusos se organizaran actividades recreativas y culturales en todos los establecimientos”.

4. Observamos con preocupación la restricción en la comunicación de las personas privadas de libertad, particularmente por vía telefónica, que hace parte del derecho a “… comunicarse periódicamente en forma oral y escrita, con sus familiares, allegados y abogados defensores, en los días y horas establecidas y en la forma que autoricen los reglamentos, tal como lo establece el artículo de 83 de la Ley del Sistema Penitenciario. Más grave en el caso de las personas de origen extranjero, quienes de acuerdo con las Reglas Mínimas de Tratamiento a los Reclusos de Naciones Unidas, la regla Nº 38. 1) que establece que los reclusos de nacionalidad extranjera gozarán de facilidades adecuadas para comunicarse con sus representantes diplomáticos y consulares”.

5. Observamos con preocupación, el incumplimiento del derecho a la visita conyugal establecido en el artículo 89 de la Ley del Sistema Penitenciario Nacional donde se reconoce que: “Las personas internas pueden gozar del beneficio de recibir visitas íntimas de su cónyuge o compañera de hogar en instalaciones o dependencias adecuadas para ello, la frecuencia del otorgamiento de este beneficio debe ser objeto de regulación por razones de salubridad y otras circunstancias calificadas”.

6. Hemos observado con suma preocupación las denuncias de malos tratos y exposición pública de las personas privadas de libertad en su traslado hacia y desde los tribunales de justicia, al ser conducidos en la parte expuesta (paila) de vehículos doble cabina, lo que no solamente constituye un riesgo para el privado de libertad sino también para el personal de custodia. Esta práctica vulnera el principio de presunción de inocencia descrita en los párrafos 1 y 2 del artículo 2 del Código Procesal Penal: “ARTICULO 2.-Estado de Inocencia. Todo imputado será considerado y tratado como inocente mientras no se declare su culpabilidad por el órgano jurisdiccional competente de conformidad con las normas de este Código. En consecuencia, hasta esa declaratoria, ninguna autoridad podrá tener a una persona como culpable ni presentarla como tal ante terceros”. Asimismo, contradice lo establecido en el artículo 3 del mismo Código. “ARTICULO 3.- Respeto de la Dignidad y de la libertad. Los imputados tienen derecho a ser tratados con el respeto debido a todo ser humano” y los derechos reconocidos a todo imputado de conformidad a lo establecido en el artículo 101 del Código Procesal Penal.

7. Reconocemos la calidad de la alimentación brindada a las personas privadas de libertad bajo custodia de las autoridades del Primer Batallón de Infantería así como la provisión de servicio de agua, el cumplimiento de su derecho a recibir visitas y la disponibilidad de atención médica en el Centro.

8. Reconocemos la construcción de facilidades para la custodia de las personas privadas de libertad, incluyendo la asignación de espacios de detención que garantizan cierta privacidad, la construcción del muro perimetral y la posibilidad de instalación de cámaras de seguridad – que deben ser perimetrales y no constitutivas de violación del derecho a la privacidad de las personas privadas de libertad – para incrementar la capacidad de vigilancia de las instalaciones.

1. Respetar y cumplir los derechos de las personas privadas de libertad en custodia en las instalaciones del Primer Batallón de Infantería, a la comunicación con sus familiares, en los horarios y con la supervisión pertinente. Particularmente importante es facilitar la comunicación en el caso de los privados de libertad de nacionalidad extranjera, con los representantes diplomáticos respectivos, a fin de que se pueda entablar comunicación con sus familiares. Asimismo, respetar el derecho a la Visita Conyugal.

2. Solicitar a la mayor brevedad posible al CONAPREV, Instituto Nacional Penitenciario, CONADEH, Ministerio Público u otra institución, una capacitación sobre los derechos, tratamiento y reglas para la custodia de personas privadas de libertad, manifestando la disposición del CONAPREV para brindar dicha formación.

3. Con respecto a las horas de recreación, se recomienda habilitar un área para ver televisión lo cual podría ser regulada y supervisada en horas y canales debidamente seleccionados; Permitir el disfrute del sol y aire libre por al menos una hora al día. 4. Tomar las medidas pertinentes para salvaguardar la integridad y dignidad de las personas privadas de libertad en los momentos de traslado hacia y desde el centro de privación de libertad.

Fuente: ellibertador.hn

A la página de categoría

Loading...