Desfiles se convirtieron en exquisita jornada cultural

15 de septiembre de 2014 08:24 PM

26 0

Desfiles se convirtieron en exquisita jornada cultural

El tradicional desfile patrio, cuyos protagonistas han sido los colegiales y cadetes de las academias militares y policiales, este lunes fue más que eso.

Con buen acierto, las fiestas patrias se celebraron este lunes con bandas de guerra, con hermosas palillonas y rigurosos pelotones, pero también con una exquisita jornada cultural.

Así, el Estadio Nacional Tiburcio Carías Andino se convirtió en un gigantesco anfiteatro, en el que miles de fervorosos ciudadanos no pararon de bailar al ritmo de las danzas folclóricas y los ritmos populares de reconocidos artistas nacionales.

En las gradas no había lugar para el aburrimiento, el ambiente era de carnaval.

Y todo ese ambiente festivo y cultural llegó a todos los hogares hondureños a través de sendas transmisiones de los diferentes canales de televisión.

Fueron decenas de jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días los que pusieron una nota sobresaliente cuando se tomaron el engramillado para enaltecer la cultura ancestral hondureña.

Con atuendos que simbolizan la cultura maya, estos jóvenes danzaron conocidas canciones como “El murciélago” y “Altar Q”, entre otras.

Desde las graderías, miles de ciudadanos correspondían al talento con sonoros aplausos y gritos de “¡Viva Honduras!”.

Posteriormente, estos mismos jóvenes, vestidos con los tradicionales trajes típicos hondureños, encendieron los ánimos al bailar “Esta es mi tierra”.

Según los organizadores, con estas presentaciones lo que se buscaba era cimentar el amor de la ciudadanía por el país y recordar que en las raíces de Honduras hay un espíritu de valentía e hidalguía.

Además de los actos culturales, también hubo un derroche musical con la presentación de los más reconocidos artistas nacionales.

El primero en poner a bailar a miles de ciudadanos fue el cantautor Guillermo Anderson, con su reconocida canción “El Encarguito”, inspirada en hondureños que viven en el exterior del país.

Pero además puso un toque con mayor amor a la patria al cantar con notable emoción “En mi país”.

Y la algarabía siguió cuando el coro juvenil cívico, que estaba a espaldas del estrado principal, entonó varias canciones autóctonas y la infaltable “Sopa de caracol”, la cual tuvo el acompañamiento de su creador, Pilo Tejeda.

También tuvo una gran acogida el popular Polache, que con su estilo trovador deleitó al público con “Hablo español” y “Honduras merecétela”.

Además los talentosos integrantes del grupo Bullaka Family, junto a Pilo Tejeda, volvieron a entonar la nueva versión de “Sopa de caracol”, con una mezcla de reggaetón.

Fuente: elheraldo.hn

A la página de categoría

Loading...