Honores a Honduras en su 193 aniversario de independencia

12 de septiembre de 2014 10:15 AM

25 0

Honores a Honduras en su 193 aniversario de independencia

El reloj marcaba las 7:00 de la mañana mientras jovencitos y bellas damitas se disponían en las afueras del Estadio Nacional Tiburcio Carías Andino a rendir honor a la patria en el 193 aniversario de emancipación política.

En el escenario principal, decorado para homenajear las majestuosas Ruinas de Copán, el presidente Juan Orlando Hernández, acompañado de su esposa Ana de Hernández, su madre Elvira Alvarado, una de sus hijas y su gabinete, realizaba su ingreso oficial para disfrutar de los desfiles patrios.

Cinco minutos más tarde los pasos firmes de los cadetes de la escolta de banderas de la Academia Militar Francisco Morazán ingresaban a la pista del Estadio Nacional para dar inicio a una larga jornada de los tradicionales desfiles patrios.

Mientras a lo lejos se escuchaban los primeros redobles de tambores de las bandas de guerra estudiantiles que aumentaban las expectativas de la innovadora celebración prometida por las autoridades de gobierno para esta jornada.

De inmediato la música comenzó de forma viral a invadir los esbeltos cuerpos de las palillonas, que con sus coquetos movimientos amenazaban con conquistar el corazón hasta del más indiferente.

Los primeros en hacer honor a la patria fueron los docentes del Centro de Educación Básica Maximiliano Sagastume, quienes presentaron a las autoridades gubernamentales sus estudiantes de excelencia académica distribuidos en los distintos cuatros patrióticos.

Con notable entusiasmo el Centro de Educación Básica Manuel Bonilla se unió como el número dos de los 70 colegios públicos y privados que ofrecerían hasta pasadas las 5:00 de la tarde sus mejores presentaciones en homenaje a la independencia.

Llegada las 8:00 de la mañana, cuatro grupos de jóvenes con vestimenta alusiva a la cultura maya se desprendían en veloz carrera desde las esquinas del campo engramado hasta el centro, donde aguardaron de rodillas por varios minutos.

Era el grupo de danza de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que encantaría los ojos de los espectadores con sus danzas precolombinas.

Trascurridos 25 minutos del inesperado espectáculo cultural, Guillermo Anderson se apersonaba al micrófono en la parte de abajo del escenario para deleitar a los hondureños con su famosa canción dedicada a los migrantes, “El encarguito”.

Pero la guitarra del cantautor hondureño continuó tocando al ritmo de las maracas y las marimbas con su canción “En mi país”.

El deleite para los ojos de los ciudadanos volvió con la participación de la Banda del Secretariado Honduras, que con apoyo de los gimnastas realizaron una pirámide humana que coronaron con una de las liristas.

Pasados 20 minutos de las 9:00 de la mañana, naves de la Fuerza Aérea Hondureña sobrevolaban el cielo del Estadio Nacional para dar un adelanto del espectáculo que sería presentado alrededor de la 1:00 de la tarde.

Para desbordar el fervor de los hondureños, una gran Bandera Nacional de mosaicos fue formada en el ala sur del estadio por los niños de escuelas católicas de la ciudad.

Así también a partir de las 10:00 de la mañana, el Presidente de la República y su gabinete se unieron a una ola patriótica humana que mantuvo en movimiento a los ciudadanos durante toda la jornada.

Con una ola así fue recibido también el cantautor Paul Hughes Ramos, más conocido como Polache, que puso a bailar a los presentes con su música de estilo trovador.

Sin embargo, la fiesta no podía estar completa sin la participación del gran Pilo Tejeda, quien apoyado de un innovador coro juvenil cívico cantó su tradicional “Sopa de caracol”.

Pero la música se disipó en medio del humo táctico que la Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (TIGRES), dispersó en el ambiente al momento de su ingreso.

Este grupo, creado mediante decreto el año anterior, presentó sus indumentarias, sus jueces ejecutores así como los nuevos cadetes que ingresarán a la fuerza para neutralizar las organizaciones que actúan al margen de la ley.

Minutos después la tranquilidad del ambiente fue irrumpida por varios estruendos provocados por las armas de la Policía Militar de Orden Público (PMOP).

Este grupo especial, dedicado a librar de la inseguridad las colonias más conflictivas del país, presentó a los ciudadanos su equipo de combate y renovaron su compromiso de luchar en contra de la criminalidad.

Fue hasta las 12:00 del mediodía que los hondureños concentrados en el complejo deportivo unieron sus voces para entonar el Himno Nacional con la melodiosa voz de la docente Celia de Regalado, exmaestra del presidente Hernández, y la música de la Orquesta Filarmónica de Honduras.

Con este homenaje musical se dio paso al show de la Fuerza Aérea de Honduras, que deleitó a miles de ciudadanos.

El desfile culminó pasadas las 5:00 de la tarde, pero con el mismo entusiasmo y fervor patriótico demostrado por los estudiantes, militares, reservistas, policías y demás ciudadanos.

Fuente: elheraldo.hn

A la página de categoría

Loading...